SERVICIOS
SERVIDUMBRE DE DUCTOS

Servidumbre es el derecho real, perpetuo o temporario sobre un inmueble ajeno, en virtud del cual se puede usar de él, o ejercer ciertos derechos de disposición, o bien impedir que el propietario ejerza algunos de sus derechos de propiedad.

La servidumbre,  es un derecho de configuración negativa, dado que se basa en que una persona tiene derecho a que otra, propietaria de un bien jurídico, no haga algo con ese bien, o permita que él haga algo.

Las servidumbres de  ductos a  lo  largo de  su traza  afectan distintas parcelas, por lo que resulta   necesario establecer  dicha traza y así poder  determinar las limitaciones al dominio (zonas de seguridad —mínimas y máximas—), resultantes de la traza aprobada por el ente regulador del ducto en cuestión, y es facultativo para el titular de la servidumbre la posibilidad de solicitar que se establezcan otras restricciones al dominio, que regirán en las superficies sometidas a la servidumbre y que serán todas las necesarias para la construcción, mantenimiento y vigilancia del ducto.

La determinación  de  esta traza se llevara  a  cabo utilizando directamente tecnología  satelital, si es que  las características del ducto y la  zona  en que se encuentre (topografía, vegetación, etc.) así lo permiten, o realizando el relevamiento correspondiente para  luego  vincularlo a puntos  GPS.
La servidumbre queda definitivamente constituida si hubiere acuerdo entre el propietario del inmueble y el titular de la servidumbre una vez celebrado el correspondiente convenio. La servidumbre caduca si a los diez años de su anotación no se hiciere uso de ella mediante la ejecución de las obras respectivas.